Diputados alegan incoherencia y posibles ilegalidades en decreto de Calamidad


30 días de Calamidad decreta el Gobierno. Esta propuesta tiene que aprobarla o rechazarla el Congreso y mientras no lo haga, el Estado está vigente. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
30 días de Calamidad decreta el Gobierno. Esta propuesta tiene que aprobarla o rechazarla el Congreso y mientras no lo haga, el Estado está vigente. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El decreto fue leído ayer en el pleno del Congreso, y aunque no se buscó una votación, varios congresistas manifestaron su rechazo y argumentaron incoherencias  y advirtieron que el Estado de Calamidad podría tener fines corruptos.

El primero en manifestar su oposición fue el diputado independiente Oliverio García Rodas, quien calificó de error el que se declare esa medida en todo el país cuando los incendios forestales se han concentrado en Petén.

Mientras que Mario Taracena, de la Unidad Nacional de la Esperanza, aseguró que la intención de decretar esa medida es abrir la puerta para efectuar compras sin someterse a la Ley de Contrataciones del Estado.

“Lo que quieren es componer los helicópteros; otros han dicho que la intención es comprar más. Le brillaron los ojos a los del Ministerio de la Defensa cuando se dieron cuenta que no iban a tener controles de transparencia. La cosa no es así, los helicópteros hacen falta, pero hagan las cosas bien”, manifestó Taracena.

Raúl Romero, de Fuerza, consideró que la intención del Gobierno es tener un “cheque al portador; se quiere comprar sin licitar”.

Nineth Montenegro, de Encuentro por Guatemala, recordó que la Contraloría General de Cuentas ha reconocido incapacidad para fiscalizar todos los gastos presupuestarios, y más cuando no se usan las vías de transparencia.

La bancada Todos adelantó que votará contra la decisión del Ejecutivo.

Helicópteros en malas condiciones

William García, director del Departamento de Prensa del Ministerio de la Defensa, reconoció que existen tres helicópteros en mal estado y que, en efecto, podrían enviarse a reparar de una manera más expedita con el Estado de Calamidad.

“Tienen fallas en el motor, pero el beneficio no es para el Ministerio, es para los guatemaltecos, ya que estos helicópteros no solo pueden transportar 420 galones de agua, sino que también tienen la capacidad de extracción y transporte de heridos con camillas”, aseguró.

Según García, la reparación de las tres aeronaves tendría un costo de Q50 millones, pero la compra de uno saldría en US$12 millones, por lo que, a su criterio, es más conveniente repararlos.

Agregó que  de no arreglarse con el Estado de Calamidad el proceso sería más largo, pero en cualquiera de los casos se debe contar con los recursos.



Fuente Prensa Libre

También te puede interesar