Así fue la tragedia que causó la muerte de las 41 niñas


Imagen mostrada por el MP donde se ve a los niños saliendo del Hogar Seguro. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)
Imagen mostrada por el MP donde se ve a los niños saliendo del Hogar Seguro. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)

El peritaje elaborado después del incendio asegura que es casi imposible que una persona pueda sobrevivir después de haber sido sometida a esas condiciones.

El dato es uno de los muchos expuestos durante la audiencia de primera declaración de los tres sospechosos por el caso, Carlos Rodas, Anahy Keller y Santos Torres, quienes ocuparon los cargos de secretario de Bienestar Social, subsecretaria y director del centro, respectivamente, y que después de la tragedia fueron destituidos.

Los sospechosos son señalados por homicidio culposo, abuso de autoridad, incumplimiento de deberes y maltrato contra personas menores de edad.

Para el MP, la tragedia fue el final de varias negligencias y falta de autoridad, los cuales se agruparon en tres eventos que comenzaron el 7 de marzo.

El infiermo

Los tres eventos en los que se divide la investigación, similares a capítulos de un libro, son la huida de varios internos el 7 de marzo, su ubicación y retorno al Hogar Seguro, y la muerte de 41 menores y heridas causadas a otras 15 por el incendio.

El primer evento se inició a las 13.30 horas del 7 de marzo. En el comedor ocurrió un incidente violento que involucró a dos adolescentes, pero en la imputación no se explicó qué sucedió.

La Fiscalía leyó los cargos y relató que las mujeres se encontraban separadas de los hombres. Ellos permanecen en un lugar llamado Hogar San Gabriel. Una pared dividía las dos áreas.

Varias compañeras de las dos adolescentes involucradas en la riña buscaron apoyo en los varones, para lo cual saltaron el muro. A eso de las 14 horas, las cámaras registraron cómo un grupo de internos se acercó a la puerta principal y salió del recinto a eso de las 15.30 horas.

“Amenazaron a personal del Hogar y —así— salen. Después del hecho se hace presente la Policía Nacional Civil y se logra regresar a la mayoría de jóvenes que abandonan —el lugar— y se activa la alerta Alba Keneth por los que no fueron regresados”, afirmó.

Antes del incendio las niñas saltaron la pared que divide a hombres y mujeres en el Hogar Seguro. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)
Antes del incendio las niñas saltaron la pared que divide a hombres y mujeres en el Hogar Seguro. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)

En la segunda fase de los hechos consta la reubicación de los adolescentes que habían huido. La labor estuvo a cargo de la Policía, y a eso de las 16 horas comienzan a regresar a los menores a la entrada principal del Hogar Seguro. Allí recibieron la cena.

En ese lugar permanecieron hasta las 23.30 horas, después de que finalizó una reunión entre Rodas, Keller, Torres, representantes de la PGN, de la Procuraduría de Derechos Humanos y la Policía.

El fiscal aseveró que 15 minutos antes de que se permitiera el ingreso de los adolescentes se había decidido que el centro estaría bajo el control policial, pues los empleados del Hogar no cuidarían de quienes habían escapado, lo que consta en una carta enviada a las autoridades de la Secretaría de Bienestar Social, firmada por Rodas y Torres.

Bajo candado

El tercer evento comenzó a las 0.30 horas del 8 de marzo, y se dio con el ingreso de los menores al Hogar Seguro. Los 48 varones fueron ingresados al auditorio, que era un sector muy amplio, según consta en las fotografías del lugar, mientras que las 56 mujeres fueron llevadas a un aula del área de Pedagogía.

Los investigadores midieron el salón y determinaron que sus dimensiones son de seis metros con 80 centímetros por siete metros, y su extensión, de 47.8 metros cuadrados; es decir que cada una de las internas allí ubicadas podía moverse dentro de 87 centímetros cuadrados.

Huida

A principios del 2016 escaparon 148 internos en un solo hecho.

Solo había una puerta y dos ventanas cubiertas con planchas plásticas que simulaban vidrios y barrotes de metal afuera. No había agua potable ni un sanitario.

El fiscal calificó el sector como un área no apropiada para mantener a un gran número de internas, e indicó que expertos que formularon informes periciales en los que afirman que en condiciones normales el salón tenía capacidad para albergar a 26 personas, si era utilizado para dar clases, y 11 si servía como dormitorio.

El juez prohibió a la prensa reproducir el material gráfico que expuso la Fiscalía, relativo al interior del salón y los cadáveres y cuerpos de las víctimas que fueron trasladadas a hospitales.

En el material presentado se observaba una pila de cadáveres, algunos con quemaduras en la piel. Se presume que en el intento de escapar de las llamas, las víctimas se colocaron una sobre otra, pero su acción fue infructuosa: 19 de ellas murieron en el lugar. El deceso de otras 21 ocurrió en hospitales nacionales y una más en uno de Estados Unidos.

Al ver las fotografías de las víctimas, varios familiares lloraron y algunos asistentes que manifestaban su apoyo a Keller optaron por retirarse de la sala de audiencias.



Fuente Prensa Libre

También te puede interesar